martes, 4 de diciembre de 2012

Hardanger - Bloques Kloster

El bordado noruego o hardanger, tal como lo conocemos hoy el día, proviene de la región del suroeste del fiordo de Noruega. Aunque sus orígenes no son claros se sabe que llegó a este país precedente de Italia durante el siglo XVII. Fue diseñado cuando el encaje de Europa no estaba disponible para la mayoría de la gente. Las mujeres noruegas solían cultivar sus planteas de lino y de allí sacaban la tela e hilos necesarios para bordar prendas de vestir, lencería de ca,a y los símbolos nacionales. 

El bordado noruego tradicional se trabaja en lino o algodón blanco, que tienen entre 22 y 55 hebras por pulgada. El bordado se basa en el bloque kloster, que consiste en cinco puntadas rectas trabajadas sobre cuatro hilos de la tela de la siguiente manera:
















Cuando llegamos a una esquina haremos el bloque siguiente que casi siempre es diagonal, aunque también puede estar separado por otras 4 hebras de la tela






Cuando vamos a bordar el bloque siguiente que es diagonal, en la parte trasera nunca mandaremos el hilo de esta forma






Siempre se mandará por el mismo lado que hicimos la última puntada, porque sino cuando cortemos los hilos podemos ya sea cortar esta hebra que nos ha quedado por detrás y dañar los bloques o bien cuando deshilemos se verá esta hebra y se dañará el efecto visual del bordado, lo debemos hacer así:






En este diagrama se podrá ver bien claro:






Ahora, cuando se bordar bloques kloster en línea recta sí se envía en diagonal el hilo por detrás, total que los bordamos siempre de abajo a arriba!!!