viernes, 15 de abril de 2016

¿Qué tan difícil es retomar un UFO?


Un UFO en nuestro mundo borderil, es una sigla adoptada del inglés que significa "UnFinished Object" o traducido a nuestra lengua materna, un objeto (en nuestro caso una tela) que no está terminada. Son esos bordados que en algún momento de nuestra vida empezamos pero que nunca terminamos y guardamos en el cajón, con la sutil esperanza de que se borden solos; como esto no sucede se quedan allí, olvidados llenándonos de culpa cada vez que osan aparecer por ahí. Es muy común entre quienes bordamos empezar y empezar nuevas labores, ¡es que es tan sabroso!

Todo empieza con un antojo nuevo, y en este mundo del internet donde las fronteras han desaparecido, cada día trae su esquema nuevo y por consiguiente un sitio en nuestra casa donde quedaría perfecto, una persona especial a quien sabemos le gustan los (gatos, perros, flores, paisajes, bebes, tarros, lápices, bicicletas y mil cosas más) y sería feliz con un regalo salido de nuestras manos, o simplemente esos esquemas que nos mueven algo por dentro, un recuerdo feliz, una ilusión, un deseo... y ahí vamos de nuevo: buscamos la tela, los hilos y armamos nuestro nuevo proyecto. Muchas veces lo hacemos de un solo empujón, pero la mayoría de las ocasiones no es así, y ahí empieza el problema. Ahora, el problema se ve aumentado por dos siglas más que nos atacan sin piedad: los SAL (Stitch a Long) y los MSAL (Mistery Stitch a Long) o en castellano, los bordados grupales que traen una tarea cada cierto tiempo. No sabría decir un porcentaje, pero estoy segura que por lo menos la mitad como mínimo, de las personas que empiezan una labor de este tipo, la abandonan en algún momento, dando como resultado en las personas antojadas como yo, un sinnúmero de telas por trabajar.

Pero, ¿qué tan difícil es volver a bordar en una de estas telas? Mucho, muchísimo y lo es por varias razones:

* Te olvidas que los tienes
* Sabes que los tienes y te sientes culpable por tenerlos pero te pueden más los antojos nuevos
* Los dejas tanto tiempo guardados que suceden accidentes propios del tiempo
* Se te pierde el esquema
* Sacas los hilos para otras labores y no puedes volver a tener las mismas tintadas, que como bien sabemos, varían en cada lote de hilos producidos
* Pierdes la tabla de conversión de los hilos y luego no sabes con qué tonos estabas bordando, y no nos digamos mentiras, con una tabla de hilos que cada vez es más grande y variada uno ya no sabe qué hilo es cuál
* Los ves después de algunos años y te das cuenta que tus gustos han cambiado y ya no te entusiasma lo que con tanta ilusión comenzaste a bordar un día
* Los sacas y ves tantos que prefieres empezar algo sin historia
* Sientes que superan tus conocimientos las indicaciones del bordado
* Te dan física pereza
* Siempre es mejor bordar en tela que no esté sucia o maltratada por el paso de los años

Y muchas razones más... ¿cuáles te pasan a ti?

Yo por eso he decidido terminar mis bordados empezados y aunque me antojo y mucho de nuevas labores, no he empezado nada nuevo hasta ahora, aunque varios me hacen ojitos. Si tu también quieres terminar tus labores y te gustaría hacerlo acompañada, te invito a unirte a nuestro grupo y sacar adelante lo que un día iniciaste con amor y entusiasmo.

GRUPO DE FACEBOOK - SAL DE UFOS

Feliz bordado, besos. Karyne